Estadisticas web

Aalborg y Aarhus

Sigo en Dinamarca. Aprovecho el Interrail para irme a la otra punta del país. Mi idea inicial era acercarme a Silkeborg, para subir al Himmelbjerget, "techo" del país con 147 m. Además, hay muchas rutas de senderismo por la zona.

Pero tuve que cambiar mis planes por culpa del tiempo (para variar), ya que al llegar a Aarhus, donde tenía que cambiar de tren, llovía con fuerza. Asi que seguí en el mismo tren en el que iba en dirección a Aalborg. Está situada al norte de Jutlandia, la península unida al continente europeo por el norte de Alemania, y un canal natural separa la ciudad en dos partes.

Tras dar varias vueltas medio perdido, encontré al fin el Lindholm Höje, una colina al norte del barrio de Lindholm

 photo 124_231Lindholm_Hoje.jpg

Lo que parece a primera vista un pedregal sin más...

 photo 124_232LindholmHoje.jpg

... es un santuario nórdico donde reposan cientos de guerreros vikingos

 photo 124_234LindholmHoje.jpg

Se hacía un hoyo, se incineraba el cadáver y se cubría, rodeandolo de piedras, de ahí la forma ovalada

 photo 124_238LindholmHoje.jpg

Un lugar tétrico y fascinante a la vez

 photo 124_241LindholmHoje.jpg

 photo 124_235LindholmHoje.jpg

No tuve tiempo para visitar Aalborg, ya que había reservado en el albergue de Copenhague, así que entre un tren y otro, todavía me dio tiempo para echar un vistazo en Aarhus, la segunda ciudad de Dinamarca.

Nada más salir de la estación

 photo 124_244EstacindeAarhus.jpg

Desde la Sondergade, principal arteria peatonal de la ciudad, asoma el campanario de la catedral

 photo 124_245CatedraldeAarhus.jpg

La Aarhus Domkirke es la iglesia más grande de Dinamarca, iniciada en el S. XIII
(clicar encima para ampliar)



Ahora no me acuerdo, pero creo que era el Teatro Real, o la Ópera...

 photo 124_253.jpg

Las callejuelas de Aarhus son chulísimas

 photo 124_261.jpg

 photo 124_260.jpg

 photo 124_263.jpg

Me hubiera pasado horas en los bares de esta plazoleta, pero tenía que coger el tren de nuevo

 photo 124_259.jpg

 photo 124_256.jpg

Edificios clasicos...

 photo 124_255.jpg

Y muchos paseos y callejuelas que no pude visitar

 photo 124_269.jpg

Otro canal lleno de bares, quizá para poder ahogar las penas

 photo 124_267.jpg

Otra iglesia, la Vor Frue Kirke
(clicar para ampliar)



 photo 124_262.jpg

De postre, en el viaje de vuelta, parecía que se cayera el cielo sobre nuestras cabezas, una tormenta de mil demonios... pero sorprendentemente, a diferencia de lo que estamos acostumbrados en este país, el tren no se paró y llegué a Copenhague a la hora prevista, las diez y media de la noche.

Al día siguiente, todavía no tenía muy claro donde ir... había reservado plaza para el tren que salía de Copenhague con destino Hamburgo, pero a partir de ahí, no sabía donde caer muerto... solo me quedaban 3 días para viajar, y mucha cosa por ver

2 comentaris:

  1. los de los vikingos impresionante. Y lo de que te vayas al culo del mundo a subirte un monte de 100 metros ni te cuento jajajjajaj

    Petons

    ResponElimina
  2. Kepa, Carles es único para esta cosas.

    Menudo viaje que te has pegado bribón!!!

    ResponElimina