Estadisticas web

GR 7: Bejís - Andilla

Anterior:
(Caudiel) - Masadas Blancas - Bejís


El GR 7 deja en esta etapa la provincia de Castellón para entrar en la de Valencia por la comarca de los Serranos. Atrás queda también la cuenca del río Palancia, a partir de ahora las aguas irán a verter al Túria hasta muy poco antes del Rebollar. Además, empiezo a notar más calor -pese a encontrarme todavía a finales de marzo- lo que denota que pasito a pasito, cada vez estoy más al sur...

Pero si algo caracteriza estas montañas es su total solitud. Aun estando en Semana Santa, poca gente me voy a encontrar en estos días de travesía. La excepción fue la etapa anterior, ya que la Vía Verde de Ojos Negros es una infraestructura turística bastante utilizada. Pero a partir de hoy, voy a ir prácticamente solo desde un pueblo a otro, o lo que es lo mismo, desde el inicio hasta el final de cada jornada. Se debe tener en cuenta que no hay pueblos intermedios y por lo tanto la única posibilidad de alargar o acortar las etapas se reduce a combinar tienda y saco con algún refugio libre, como el de Bardés, muy cerca de Andilla

Track y más datos en Wikiloc


Empiezo con las mismas vistas del día anterior: el valle del Palancia y las paredes del Peñascabia



Desde el centro del pueblo bajo a buscar otra vez la carretera, lo que me hace dar una gran vuelta; es preferible salir por debajo del castillo para coger el camino de Arteas, que pasa bajo el acueducto conocido como "romano", aunque todo apunta a que fue construido sobre el s. XVI



Comienzo a caminar por la pequeña carretera que conduce a las aldeas de Arteas de Arriba y de Abajo con vistas al barranco del río Canales



A los 10 minutos el GR deja la carretera por un sendero, si merece tal calificativo, ascendente a la derecha. Recomiendo encarecidamente continuar por asfalto hasta una pista a unos 200 y pico metros, porque para seguir el itinerario "oficial" hay que meterse por "aquí":



Por "aquí" hay para dejarse la piel en cada una de las miles de matas de aliaga que a la vez abrazan y desollan al caminante que se atreva a atravesarlas. Por si fuera poco, como que no llega a verse el suelo, me faltó un pelo para dejarme el tobillo incrustado entre dos pedruscos al cruzar un torrente. Baste decir que para hacer estos escasos 500 m. me estuve un cuarto de hora. Y la pista, tan fresca, ahí debajo...



Tras esta sesión gratuita de "peeling extrem" salgo, a buena hora, a la pista en cuestión, paralela a la carretera (que ha cruzado el barranco y ahora va por la vertiente izquierda), por la que voy a remontar el barranco del Canales



A media altura aparece las ruinas de los Corrales de Rodano



Y más adelante, mientras la carretera sigue el barranco y se desvía a la izquierda...



...la pista va a superar un pequeño collado para bajar después a Arteas



Una vista del barranco del Canales desde el collado, al fondo la Serra d'Espadà



Aquí se deja la pista y se baja por un sendero hacia la primera de las dos aldeas



Aunque primero hay que cruzar un riachuelo...



...y remontar después unos metros para aparecer en Arteas de Abajo (885 m. - 5,37 km. - 2h)



Un rincón tranquilo, sólo alterado por la coincidencia con un autocar de turistas. No hay ningún servicio, únicamente mencionar la iglesia de San Juan Bautista (s. XIX)



Atravieso la aldea y salgo por la carretera, pero en seguida me desvío por un camino paralelo por debajo a ésta



Antiguas terrazas de cultivo invaden este lado del barranco, encima ya asoman las casas de Arteas de Arriba



Al otro lado del valle hay una larga pista, que también conduce a la aldea pero dando más vuelta. Por ahí a la derecha bajaré después para encarar el Barranco del Quiñón



Primero paso fugazmente por Arteas de Arriba (960 m. - 6,43 km. - 2h30')



Tiene una única calle y es bien corta, se acaba rápido...



...y de ahí bajo por la pista anterior a encontrar el Barranco del Quiñón



Primero se sube por pista, hay unas bonitas pozas en el río



Al llegar a una masía que hay al otro lado se acaba la pista...



...y se convierte en un sendero que atraviesa un bonito bosque, uno de los pocos tramos arbolados que he encontrado en Castellón



Tras dejar una pista a la izquierda el sendero baja y el GR se mete de lleno en el cauce totalmente seco, aunque quizá en día de tormenta me lo pensaría mucho antes de meterme



Tras unos 10 min. por el lecho y al llegar a un corral en ruinas. aparecen unas roderas



Poco a poco se va ensanchando, siempre al lado del barranco



Y finalmente parece que el valle se acaba de abrir, justo cuando se junta otro barranco por la derecha



Pasado un cruce de pistas el GR entra en una llanura...



...una especie de hondonada situada bajo el Cerro de la Martina (queda a la izquierda) que forma lo que sería el "collado" que separa las cuencas del Palancia y del Turia y por lo tanto, las provincias de Castellón y Valencia



Alcanzo un nuevo cruce (1.135 m.) donde paro a comer; siguiendo en la misma dirección sur, se llegaría a la pequeña aldea de Canales, perteneciente a Sacanyet. El GR tuerce a la derecha, de nuevo en subida; enfrente queda el Cerro de la Martina y en medio el collado, depresión, altiplano o como se llame



El ascenso es ahora muy suave, y tras pasar por otro corral en ruinas...



...veo ahora el barranco del Quiñón desde arriba; detrás, los aerogeneradores bajo los que pasé el día anterior, al lado de la autovía, y mucho más lejos y casi inapreciable, la pequeña silueta del Penyagolosa



Ahora voy entrando en la Sierra de Andilla; al otro lado del valle se alza la Peña del Diablo, detrás ya es provincia de Teruel



Y en menos de media hora alcanzo el Collado de la Salada (1.160 m.- 13,8 km. - 5h20'), por donde se cruza el GR 10. Al fondo el Puntal de San Simón



Desde aquí lo más lógico sería bajar por la izquierda y bajar hacia Andilla por el valle del río del mismo nombre. Pero el GR sube hacia la derecha, pasando por unas masías abandonadas...



...y continúa por pista, dejando de lado el camino que baja más directo. Se intuye Andilla en el fondo del valle



La pista sigue más o menos llaneando recorriendo la cabecera del barranco desde la altura...



...y bajo los peñascos de los Cinglos de Tarragones



Al otro lado, bajo la Sierra de Bellida aparece Canales, en el límite entre Castellón y Valencia



El Collado de la Salada ya queda atrás, desde ahí la pista baja directa...



...pero desde aquí se contempla el valle entero; ya se ve Andilla al fondo, pero todavía hay que flanquear...



...hasta llegar al desvío hacia la ermita de Santa Margarita de Bardés (1.190 m. - 16,9 km. - 6h)



Es del s. XV pero fue destruida durante la guerra civil y reconstruida por iniciativa popular a finales del s. XX



Al lado se encuentra un refugio libre en buen estado



Vuelvo a la pista, donde me encuentro una pareja de Valencia con los que bajaré hasta Andilla. El GR sigue hasta un cercano collado y luego baja por un camino entre los árboles, dejando arriba la ermita y los Cinglos



El camino va bajando por la loma arbolada hasta casi el final de la etapa, que ya se ve cerca



Ahora el Collado de la Salada también queda arriba



Al llegar al Corral del Tejedor encontramos una pista...



...que dejaremos al cabo de un cuarto de hora, por un camino más estrecho...



...restos de lo que fue allá por los siglos XIII y XIV la Calzada Medieval que unía el valle del Palancia con el Camino Real, que bajaba de Aragón hacia tierras valencianas, encontrándose ambos en Andilla



Al cruzar el río Andilla encontramos primero el camino que baja directo del Collado de la Salada, y después sólo queda remontar la última cuesta para entrar en la población



Una vez aposentado me voy a dar una vuelta por el pueblo, del que destaca la Iglesia de Santa Inés, en primer término, del s. XVI, y la de la Asunción, del s. XVI-XVIII, con su campanario



Y poco antes de la caída del sol, una última mirada hacia la Sierra de Andilla...



...y un rápido vistazo al primer tramo de la etapa siguiente, con la Pobleta, agregado de Andilla, en primer término.


Siguiente:
Andilla - Chelva

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada